Periodoncia

periodonciaEs el término que se refiere a las estructuras que rodean a los dientes, q son las encías y el hueso. La causa principal de problemas de estas estructuras está producida por diversos tipos de bacterias. Existen una serie de síntomas que permiten reconocer estos problemas:

    • Gingivitis

      Ésta pasa de color rosado a rojo intenso, aumenta ligeramente de tamaño, duele levemente y sangra al cepillarse los dientes.

    • Periodontitis inicial o moderada

      La encía se retrae (los dientes parecen más largos). Puede existir una ligera movilidad de los dientes. A veces los dientes se desplazan y se crean espacios entre ellos. Las encías aparecen enrojecidas y sangran con facilidad. Aparece la halitosis (mal aliento). En ocasiones las bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes producen dolor.

  • Estadio avanzado o grave

    Todos los síntomas anteriores se acrecientan. Los dientes se mueven en exceso hasta que se terminan por caer. La encía sangra abundantemente y duele, lo que impide al paciente cepillarse correctamente los dientes, hecho que agrava aún más el problema.

A largo plazo es la pérdida de la mayoría o todos los dientes. Esta pérdida trae consigo problemas como dificultad al masticar, alteración estética importante, dolor, mal aliento, sangrado de encías, etc.

En los estados iniciales puede corregirse, y realizando una tartrectomia (higiene) se eliminan el sarro, cálculo, placa bacteriana, y las posibles manchas de tabaco y café. Pero cuando la enfermedad es avanzada y se ha perdido mucho soporte óseo, lo más que se puede hacer es detener la progresión de la enfermedad. El hueso perdido es difícil de recuperar. No obstante existen técnicas regenerativas que a veces dan muy buen resultado. Es el dentista quien tiene que valorar si el paciente es susceptible de este tipo de tratamiento. Es fundamental realizar una correcta higiene oral para evitar estos problemas.